viernes, 24 de enero de 2014

Presentación de “BUENO, BONITO… ¡MALDITO! NO SE ADMITEN DEVOLUCIONES” en Librería Gigamesh de Barcelona – Sábado, 18 de enero de 2014.


“Bienvenido. Entra, no seas tímido. Curiosea todo lo que quieras. Como ves, hay mucho donde elegir. Que no te engañen tus ojos, estos objetos pueden parecer corrientes, pero son especiales; todos ellos tienen alma. Son  una rareza, un verdadero tesoro. Poseen el poder de hacer realidad los sueños de sus propietarios. Pero debo advertirte: las pesadillas también son sueños. Si adquieres uno de estos objetos, será bajo tu propia responsabilidad. Es mi deber avisarte.

Bien, veo que mis advertencias no te harán cambiar de opinión. Suele ocurrir, cuando un objeto te encuentra y te elige. Enhorabuena, ahora te pertenece. Hasta el final. Espero que lo disfrutes.

Una última cosa, antes de que te marches: si llega el momento en que te arrepientas de haberlo adquirido, no vengas a reclamar. No se admiten devoluciones”.

Después de este estupendo texto de Bea Magaña para la contraportada del libro, ¿cómo no atreverse a profanar este sórdido desván que os planteamos los chicos de La Pastilla Roja? Cuando aún seguimos disfrutando de las buenas críticas y las estupendas ventas del “No eres bienvenido” en los eventos literarios y en las librerías online, por fin lanzamos oficialmente el tercer título de la editorial, “Bueno, bonito… ¡Maldito! No se admiten devoluciones”. Y en uno de los mejores escenarios posibles como es la librería Gigamesh de Barcelona, arropados por muchos compañeros del mundillo y por decenas de desconocidos que fueron tentados por la llamada de nuestra particular “cacharrería”. Porque en esta ocasión, nuestra temática ha ahondado en esos objetos peculiares, cotidianos y a simple vista inofensivos, que estamos tan acostumbrados a ver por nuestros hogares, en desvanes, anticuarios… de los que muchas veces no somos capaces de discernir su procedencia, ni mucho menos averiguar su pasado o si esconden algún tipo de maleficio, secreto, misterio… Y hasta ahí podemos leer. Que seáis vosotros, amigos lectores, quienes descubráis las increíbles historias que se hallan en estas páginas. Solo una advertencia; si sois lo suficientemente intrépidos como para atreveros a bucear en ellas, también habréis de serlo para luego no venir a reclamar. Porque, como muy bien dice nuestra fiel e implacable correctora, no se admiten devoluciones.

 
Los gerifaltes y los autores de la editorial que nos reunimos en Gigamesh no esperábamos el cálido recibimiento de la gente de Barcelona. El editor Athman M. Charles, el coordinador y autor David Rozas, Luis Guallar, Raúl Ansola, Álvaro Peiró y el resto de compañeros de antología, aun en la distancia, nos sentimos muy halagados de contar con la presencia de escritores del género y amigos como Santiago SánchezKorvec” —a cuya presentación asistimos esa misma mañana—, Carolina Márquez, Jorge Herrero, Pepa Mayo, Albert Sanz, el maestro Lem Ryan, Daniel Expósito y su pareja, Silvia Lorenzo, Lluís Rueda y el simpático y dicharachero Antonio Sánchez, alias “Catástrofe”, sin olvidar a nuestro querido Antonio Torrubia, más conocido como El Librero del Mal, excelente anfitrión; pero no esperábamos esa congregación de unas cuarenta personas, la mayoría desconocidas para nosotros, que confiaron en la propuesta de la editorial y adquirieron su ejemplar. Tal fue el éxito de ventas, que hicimos corto de libros, y eso, para una editorial primeriza y humilde como la nuestra, que camina paso a paso y en firme gracias a nuestra labor y a vuestra confianza, es sinónimo de orgullo y satisfacción. Además de intuir que esta antología podría dar más que hablar que NEB, estos pequeños grandes momentos nos hacen comprender que vamos por el buen camino y nos obliga a seguir mejorando la calidad de nuestras propuestas, ser más profesionales e intentar llegar a más público. Es el camino lógico, y el que seguiremos sin abandonar esta senda. Una vez más, gracias a todos que confiasteis en NEB, estáis confiando en BBM y ya estáis esperando el siguiente título. No dejéis de tomaros La Pastilla Roja.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada